Luz pulsada intensa

El tratamiento con Luz Pulsada Intensa se basa en la absorción selectiva de la energía óptica emitida por el equipo por determinados cromóforos o moléculas pigmentadas ( melanina y hemoglobina) en la piel que funcionan como blanco de la misma. La absorción por estas estructuras convierte la energía óptica en calor, lo que las daña en forma selectiva, preservando la integridad de la piel que las rodea. Dado que los principales “objetivos” alcanzados son la melanina (pigmento marrón) y la hemoglobina (presente en los pequeños capilares sanguíneos en la piel) este tratamiento es ideal para tratar manchas (lentigos solares, efélides o pecas, hiperpigmentación en general) y pieles con rosácea/ telangiectasias. Este tratamiento es también conocido como fotorejuvenecimiento, ya que tanto las discromías como las dilataciones vasculares son procesos relacionados con el envejecimiento cutáneo y con la exposición solar acumulada en el tiempo. Está indicado habitualmente para lesiones ubicadas en cara, cuello, escote y dorso de manos. También mejora levemente las cicatrices de acné, reduce el tamaño de los poros y atenúa las arrugas más finas, por el efecto que produce en el calentamiento de la dermis. La tolerancia es muy buena, no hay tiempos de recuperación y los pacientes pueden continuar con sus tareas habituales inmediatamente. En general se necesitan entre 3 a 4 sesiones para alcanzar los objetivos buscados, aunque en algunos pacientes sólo dos sesiones son suficientes. Nosotros indicamos un intervalo entre sesiones de 3-4 semanas. Es muy importante que la piel no esté bronceada al momento de realizar el tratamiento y no exponerse al sol los días subsiguientes. La experiencia médica y los equipos de Luz Pulsada Intensa de última generación aseguran tratamientos seguros y efectivos. Para ello contamos con el equipo más moderno Harmony® Elite que utiliza la tecnología Advanced Fluorescence Technology (AFT™) de última generación, garantizando potencia y cuidado del paciente.