Radiofrecuencia

La radiofrecuencia consiste en el calentamiento de la dermis a relativamente bajas temperaturas, lo que resulta en una contracción del colágeno. Es un procedimiento en el cual se siente calor, pero no dolor. Las sesiones se realizan cada 3 semanas, en un total de 6 por área a tratar. Es útil en flaccidez de cara, cuello y brazos. Se usa como complemento de otros tratamientos en celulitis.