Toxina Botulínica

La toxina botulínica tipo A es una droga sintética ampliamente utilizada como parte del rejuvenecimiento facial no invasivo. Su mecanismo de acción consiste en el bloqueo reversible de la transmisión neuromuscular motora, posicionándola como una herramienta sumamente efectiva en el tratamiento de las arrugas de expresión, o sea, en las arrugas dinámicas producidas por la contracción activa del músculo. Por esto, se usa principalmente para tratar arrugas en entrecejo, frente, patas de gallo, platisma (cuello),mentón y líneas peribucales. La toxina botulínica tarda aproximadamente 3 días en comenzar a actuar, siendo su efecto máximo entre los 7-10 días. La duración del efecto oscila entre 4 a 6 meses, dependiendo del paciente individual, de la cantidad de producto utilizado y de la técnica de aplicación. Su aplicación en manos experimentadas es rápida, segura e indolora, no requiriéndose ninguna preparación previa, pudiendo el paciente retornar a sus tareas habituales en forma inmediata. La selección adecuada del paciente y una técnica correcta de inyección son las bases de un resultado exitoso.

La hiperhidrosis axilar ( exceso de sudoración ) es otra entidad que mejora sustancialmente con la aplicación de toxina botulínica tipo A. El estímulo nervioso de fibras simpáticas que da origen a esta patología también puede ser bloqueado en forma reversible por la toxina botulínica. El efecto dura entre 5 a 7 meses en promedio, siendo la aplicación rápida y sencilla. El resultado dramático mejora notablemente la autoestima y el bienestar de quienes padecen esta patología.