Tratamientos

Peelings químicos
Consisten en la colocación controlada y gradual de distintos tipos de ácidos: glicólico, mandélico, tricloroacético TCA, retinoico, etc. Producen una exfoliación de la epidermis (la más superficial de las capas de la piel) lo que mejora los signos superficiales del fotoenvejecimiento ( manchas, discromías, cicatrices, arrugas finas, engrosamiento cutáneo, etc). Suelen hacerse 4 a 6, con intervalos de 15 días.
Microdermoabrasión con punta de diamantes
La microdermoabrasión consiste en un pulido mecánico de la piel, en la que se exfolian las capas más externas de la misma. Está indicada como complemento de otros tratamientos o en combinación con peelings químicos en el tratamiento de secuelas de acné, cicatrices, poros dilatados o piel engrosada. Es un tratamiento rápido, seguro, que devuelve a la piel luminosidad y brillo. Puede realizarse tanto en invierno como en verano y no tiene tiempo de recuperación. Suelen hacerse entre 4-6, separados semanalmente o cada 15 días.